sábado, 5 de febrero de 2011

Estrategias para construir una Democracia Participativa

Este artículo lo he escrito para ofrecer mi visión personal de cuales son las demandas de participación que se pueden generar desde la ciudadanía y de como estructurar un sistema que no pueda ser destruido desde arriba. Empiezo describiendo las principales las demandas de participación que yo he considerado:

1.- Generación de propuestas:
Existen muchos ciudadanos interesados en generar propuestas, y una gran cantidad de propuestas sobre la mesa que nunca tendrán la oportunidad de ser escuchadas.

2.- Difusión de información, propuestas, ideas y conocimiento en general: Esta puede ser en el futuro una de las claves del éxito de la Democracia Participativa, ya que para decidir con criterio es necesario tener acceso a la información, libre y gratuita, desde casa, a través de Internet.

Afortunadamente hemos avanzado mucho en este punto, gracias a las redes sociales, pero los gobiernos, preocupados por este hecho ya han empezado a ponerle freno a Internet, y van a empezar a limitar los contenidos que se pueden ofrecer en la red, especialmente a través de los espacios personales, ya que el mero hecho de castigar la colocación de un simple link, en un espacio web, es una actitud equiparable a la censura, y que está claramente en contra de la libertad de expresión.

3.- Voto Directo: Esta es la base de la participación en la democracia, más allá de las propuestas y de la información que se puedan gestionar, el punto principal de la Democracia Participativa es trasladar la capacidad de decisión al ciudadano, sin rodeos, ni medias tintas, el ciudadano tiene que tener la capacidad de votar directamente.

4.- Voto Delegado:
No deja de ser una parte importante de la participación democrática, la clave en este punto está en huir de la partidocracia en la que estamos inmersos y abrir el debate a todos los espectros sociales, fomentando la integración en el sistema de todos las personas y agrupaciones de esta sociedad, de forma que cualquiera pueda ser elegido representante en un momento dado.

Es decir, para dar utilidad al Voto Delegado, es preciso generar unas listas abiertas en las que todos podamos ser representados por cualquier opción política, organización o persona, teniendo la posibilidad de diferenciar las posiciones para cada una de las temáticas que se abordan en el debate político.

Y aparte es preciso dotar al Voto Delegado de una flexibilidad total, para que podamos variar nuestras posiciones en cualquier momento, si no estamos de acuerdo con las posiciones de nuestros delegados. Se trata obviamente de no estar controlados, de no ser esclavos de una decisión más allá de nuestra capacidad de reacción, ante un choque con nuestra forma de pensar, se trata en definitiva de tener el control total del voto, y poder cambiarlo o incluso votar directamente en cualquier momento.

El objetivo es en definitiva, permitir al ciudadano decidir de que forma quiere participar en la sociedad, para que esta evolucione por si misma.

Estructura política:

Quiero matizar además que para conseguir estos objetivos, es muy importante no depender de una estructura muy marcada, que pueda ser controlada desde otras posiciones, podemos construir un nexo de unión muy potente entre el poder y la sociedad, que como esté unido por un único punto, vendrán los poderes no representativos y lo machacarán.

La estrategia debe de estar orientada a crear un sistema con infinitas conexiones e infinitos puntos de unión, una gran red que no pueda ser atacada de forma individual, y que por tanto sea inquebrantable. Mi forma de ver este sistema con infinitas conexiones, es creando estructuras independientes y totalmente democráticas, organizadas desde el nivel local, y que logren interaccionar de forma activa con el mayor número posible de organizaciones, para incorporarlas al sistema, y que de esta forma, quede construida una gran red de conexiones, con un gran nivel de proximidad y vinculación, que sería muy difícil que pudiera ser destruido.

Es evidente que para lograr este nivel de organización hace falta algo más que activismo político, ya que este desgasta mucho, y se demuestra insuficiente para resistir el paso del tiempo, y más cuando no se consiguen resultados, por ello resulta imprescindible que estas estructuras nos empoderen también a nivel social y económico, algo así solo puede ser posible gracias al cooperativismo, que es hacia donde creo que deberíamos de enfocar nuestros esfuerzos a partir de ahora.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar